Archivo de la etiqueta: lenguas

¿ Quién es culpable? y ¿ Qué hacer?

Lo que acabáis de leer son los titulares de dos libros clásicos de Rusia. Nosotros, cuando nos encontramos en una situación difícil sin saber cómo actuar, nos hacemos estas dos preguntas fundamentales. Creo que a las clases de español también las podemos llamar una situación difícil, tanto para los estudiantes como para el profesor. En esta entrada de DELEando que es gerundio voy a hablar de los errores más comunes que los rusos cometen cuando aprenden el español, también intentaré investigar de dónde vienen y cómo un profesor puede ayudar a sus estudiantes a eliminarlos.

· Pablo Picasso o Pabla Picassa

pablo-picasso

Siempre pensaba que la pronunciación en ruso era bastante fácil: se lee como se escribe y ya está. Resulta que estaba muy equivocada. Por ejemplo, tenemos la palabra  спасибо (gracias), si la escribo con las letras latinas –spasibo- , ¿cómo la vais a leer? Con una O al final, ¿verdad? Pues no, no hay ni una O en esta palabra. No se pronuncia spasibo, sino spasiba, porque todas las O átonas en ruso se convierten en una A.

Por lo tanto, cuando los rusos hablan en español no siempre está claro qué quieren decir exactamente, por ejemplo, si tienen dos hermanOs o dos hermanAs. Nunca se sabe… A veces pobres Pablos, Antonios, Franciscos y Marios de repente cambian el sexo…

Entonces, para acabar con este error de pronunciación muy grave, el profesor puede pedir a los estudiantes anunciar cada vocal y exagerar su manera de hablar. Un poco de teatro en la clase de ELE nunca estaría mal, ¿verdad?. También , creo que los estudiantes pueden leer algunos textos en casa en voz alta y grabarlo para ver después qué errores han cometido. Eso puede ayudar a estar siempre atentos cuando hablan.

· ¿ Artículos? Es lo que venden en tiendas, ¿no?

 ¿Cómo que en ruso no hay artículos?  – me preguntan mis estudiantes españoles. Para los hablantes de las lenguas románicas la ausencia de los artículos es algo imposible, pero para los que tienen como su lengua materna una lengua eslava (excepto el búlgaro y el macedonio) es una realidad. Y, si hablamos del aprendizaje de idiomas extranjeros, también es un sufrimiento eterno. Cuando empezamos a aprender español no entendemos para qué necesitamos los artículos (los que ya saben inglés lo tienen un poco más fácil). Desde A1 hasta B1 intentamos a memorizar todas las reglas relacionadas con este tema, pero cuando es la hora de hablar las olvidamos. En los niveles más altos de repente empezamos a poner los artículos a todos sustantivos, incluso, cuando no es necesario.

En realidad, pienso que para un ruso hablar con todos los artículos bien puestos es imposible (Tom Cruz no tiene ni idea de cómo es una verdadera misión imposible).

tom-cruise

Sin embargo, para facilitar el aprendizaje, el profesor podría explicar a los estudiantes que normalmente los artículos indefinidos son los que están representados en ruso (!) por las palabras algún/alguna (какой-то, какая-то) y los artículos definidos significan en ruso este/esta/cual (этот, эта, который, которая). Estas son las palabras que utilizamos en contextos diferentes para compensar la ausencia de los artículos.

· Ser o no ser, esa es la cuestión

Muchos estudiantes extranjeros tienen problemas con los verbos ser y estar, porque en sus lenguas maternas existe solamente uno de ellos. Y el ruso no es una excepción: hay solo un verbo быть. Pero se puede decir que el caso de mi lengua materna es lo peor de todo, porque este verbo lo usamos solo en pasado y en futuro. En presente no existe, lo omitimos. Por eso durante la clase aparecen las frases como Yo cantante; Ahora las dos; Moscú la capital de Rusia en vez de Yo soy cantante; Ahora son las dos; Moscú es la capital de Rusia.

¿Cómo los profesores pueden prevenir este tipo de errores? Pues hay que pedir que memoricen las estructuras más comunes con el verbo ser , hagan muchos ejercicios gramaticales (a nosotros nos gusta la gramática, así que muchos deberes está bien :)) y repetir que nunca lo pueden eliminar en el presente.

· Sorry, I can’t be perfect

El aprendizaje de los tiempos verbales en español para un ruso se convierte en una pesadilla. Cuando toda tu vida has utilizado sólo un pasado resulta muy difícil entender para qué necesitamos más. De los cuatro pasados que existen en español los que más errores provocan son el imperfecto y el indefinido. Y eso parece aun más sorprendente, no solo por el hecho de que en ruso sí que existen los conceptos de perfectividad / imperfectividad, sino también porque para expresarlos tenemos que usar diferentes verbos. Es decir, lo que en español se explica con diferentes tiempos, en ruso lo mostramos con diferentes verbos. Por ejemplo, я съела апельсин (comí una naranja) y я ела когда пришла мама ( yo estaba comiendo, cuando vino mi madre). Como podéis ver, en el caso del verbo perfectivo aparece un prefijo.

Entonces, si los rusos sin problemas pueden distinguir entre los verbos perfectivos e imperfectivos y, por lo tanto, entre algo perfectivo y algo imperfectivo, ¿ por qué tienen dificultad con los tiempos verbales en español? Porque junto con los usos de estos tiempos verbales que existen en español, en ruso hay algunos que no coinciden. Por ejemplo, en muchos casos usamos la imperfectividad para hablar de las acciones durativas en el pasado y no es importante si las hemos llevado a cabo o no. Por la culpa de la transferencia negativa del aspecto verbal tenemos siguientes ejemplos: Tres meses esperaba a mis resultados de DELE; El mes pasado tenía un problema. Para eliminar este tipo de error no estaría mal dedicar más tiempo exactamente a los ejercicios que muestran el contraste entre estos dos tiempos verbales. Y si no es suficiente, explicar la diferencia entre ‘el imperfecto ruso’ y él del español.

· Subjuntivo

En mi opinión, el subjuntivo para un ruso es el tema más horroroso de todo el español. Si en el caso de los artículos podemos memorizar las reglas y después aplicarlas, con el subjuntivo es mucho más difícil, porque no entendemos el concepto de real/hipotético. El uso de subjuntivo en ruso es mucho más restringido y no tiene formas de tiempo: expresamos el valor temporal con la ayuda de otros recursos (por ejemplo, el contexto).

Para ayudar a sus estudiantes rusos a triunfar en este tema gramatical, el profesor tiene que trabajar y explicar claramente todos los tiempos del subjuntivo. Aparte de los ejercicios que están en todos los libros de ELE, se podría traer vídeos o canciones con el subjuntivo para la mejor demostración de su lado hipotético que tanto nos cuesta entender.

· Et tu, Brute?

Al final de mi entrada, me gustaría hablar de algo que no pertenece ni a la gramática, ni a la pronunciación. Algo más divertido, algo que es muy interesante para explicar en clase. Y este algo es el tema de falsos amigos. Como soy traductora, muchas veces me he enfrentado con las palabras que al principio parecen  unos viejos amigos (a los que conoces bien, claro), que de repente te traicionan y te dejan con una cara de sorpresa y la vergüenza profesional. En las clases de ELE también nos encontramos con estas palabras y tengo que decir que lo hacemos muy a menudo.

grito

En español y en ruso hay muchos falsos amigos, pero os voy a dar solamente un ejemplo. Es el ejemplo que nos hace reír muchísimo y vosotros, como profesores, podéis pensar que estamos mal de la cabeza. La palabra débil en español la aplicamos a una persona que tiene poca fuerza. Pero para un ruso дебил es el sinónimo de imbécil. La parte más interesante es que las dos palabras tienen el mismo origen, pero qué pasó con la evolución de esta palabra en ruso no lo sabemos muy bien. Así que no os sorprendáis si al escuchar esa palabra algún ruso en vuestro grupo se pone a reír.

Espero que os haya gustado este pequeño viaje al mundo español-ruso. También espero que os haya podido ayudar un poco a entender qué pasa en nuestras cabezas cuando aprendemos español, cómo facilitar el proceso de aprendizaje y no tener miedo de enseñar el español a un ruso, si un día tenéis la gente de mi país en vuestro grupo.

P.S. quería decir muchas gracias a mi amigo Antonio por darme la oportunidad de escribir una entrada en su blog.

Como ya habéis podido observar, no he sido yo quién ha realizado la entrada del blog sino una de las mejores personas que he conocido. Amiga, alumna, profesora … Anna Sharafeyeva es una de aquellas personas que entienden la profesión de la enseñanza como una vocación. Aunque ella empezó como traductora de inglés, su corazón siempre ha sido medio italiano y medio español.

Además de hacer clases de español e inglés, hace poco que se ha adentrado en el mundo del ruso para extranjeros y está descubriendo un mundo por conocer … 

keep-calm-and-viva-rusia

El porqué de las palabras

¡Hola a tod@s! 🙂

La entrada de hoy es una de mis pasiones y además está muy relacionada con el español  … ¡LAS ETIMOLOGÍAS! 😀 Tengo que deciros que yo empecé en el mundo de la enseñanza como profesor de latín y griego (sí, soy filólogo clásico) y siempre he tenido interés por las raíces tanto de la lengua española como también de otras lenguas: catalana, italiana e inglesa (son las que hasta el día de hoy conozco).

Para aquellos que no sepan qué es una etimología, no os preocupéis … no todo el mundo es tan freaky como yo. La etimología es la ciencia que estudia el origen de las palabras, la cronología de su incorporación a un idioma y la fuente y los detalles de sus cambios tanto de forma como de significado.

Debido a este interés, me puse a investigar sobre cómo podía trasmitir estos conocimientos a mis estudiantes de niveles superiores y se me han propuesto algunas ideas. La primera y la que he llevado a cabo en mis clases de nivel C1 es durante los primeros 15 minutos de la clase poner una o dos etimologías en la pizarra e intentar que ellos intenten explicar de dónde vienen y además compararla con sus lenguas para ver si hay alguna semejanza y el porqué.

Algunas de las etimologías tratadas en clase y que más han gustado a los estudiantes son:

1) brindis (1609): de la frase alemana ich bring dir’s “te lo ofrezco / te lo traigo” que solía pronunciarse al brindar.

brindis

2) carnaval (1495): del italiano carnevale y este del carnelevare (s.XIV), compuesto de carne y levare “quitar” por ser el comienzo del ayuno de Cuaresma. El nombre tradicional castellano es carnestolendas.

el-carnaval-2-fritz-zuber-buhler-carnaval

3) esclavo (S.XV): tomado indirectamente del griego bizantino sklávos “esclavo” y “eslavo”, derivado regresivo del griego bizantino sklavinós y este de sloveninu, nombre propio que se daba a sí misma la familia de pueblos eslavos, que fue víctima de la trata esclavista en el Oriente medieval. El italiano schiavo pronunciado -cau en los dialectos del Norte de Italia y empleado como expresión de cortesía con el sentido de “servidor de usted”, ha pasado como interjección de despedida al castellano de la Argentina y de otros países americanos.

Cuál-es-el-origen-de-la-palabra-italiana-Ciao

4) perro (1136): vocablo exclusivo del castellano, que en la Edad Media solo se emplea como término peyorativo y popular, frente a can, vocablo noble y tradicional. Origen incierto. Probablemente palabra de creación expresiva, quizá fundada en la voz prrr, brrr, con que los pastores incitan al perro, empleándola especialmente para que haga mover el ganado y para que lo obedezcan.

7-tipos-perros-trabajo-L-xJ9brr

5) pijama (1920): tomado del inglés británico pyjamas y este del hindustaní paeyama “pantalón bombacho de los mahometanos” de pae “pierna” y yama “vestido”; la forma payama 1920 empleada en América, se tomó del inglés americano pajamas.

img418d

He de decir que a los estudiantes les ha encantado la idea y que además estaban deseosos por saber un poco más allá de la gramática o literatura. Ha sido muy interesante también ver cómo ellos mismo se han dado cuenta de la proximidad de las lenguas y de la importancia de las lenguas antiguas (árabe, latín, griego…) para poder entender las lenguas más modernas.

Todas estas definiciones y comentarios no habrían sido posibles sin el libro Breve diccionario etimológico de la lengua castellana de Joan Coromines. Aunque la primera edición se haya realizado en 1961, sigue siendo un modelo para estudiar las etimologías de lengua española.

2c2

Como he dicho anteriormente, esta ha sido la primera opción, pero he investigado un poco más por Internet y he encontrado material que también nos puede interesar a los aficionados de las etimologías:

          a) S/M Español para extranjeros: web de la editorial S/M en el que hay una parte llamada             ¡Gracias etimología! con algunos archivos de palabras que provienen del árabe, del griego           y del hebreo (incluidas las soluciones).

          b) Origen de las palabras: web con diez mil palabras ordenadas alfabéticamente.

          c) Instituto Cervantes: web del Instituto Cervantes en el que aparecen diferentes                         estudios sobre las etimologías y el estudio de la historia de la lengua española (buscador:             etimologías).

          d) Etimología: Blog dedicado a etimologías.

¡Muchas gracias a tod@s y hasta la semana que viene! 🙂